es // 3.1 // LGBT

Persecución y preconcepto contra los refugiados LGBTs viene de sus compatriotas

Cuando Lara Lopes, de 33 años, dejó Mozambique, en África, ya estaba en su límite. Lara, Lara tuvo que buscar asilo en otro país a causa de su orientación sexual. «La mayoría de los países africanos mira a la comunidad LGBT como personas enfermas o poseídas por algún espíritu. Varias veces he escuchado eso y, durante parte de mi vida, pensé que era verdad», se desahoga.

En el marco de las 250 solicitudes de refugio que Brasil procesó basadas en persecución de género o de orientación sexual, la mozambiqueña participó este martes en Sao Paulo del lanzamiento de una cartilla de protección a refugiados LGBT, creada por la agencia de noticias (ACNUR) y el alto comisionado para los derechos humanos (ACNUDH). El material está disponible en cuatro idiomas: portugués, español, inglés y francés.

«En mi país, yo estaba obligada a construir una familia» normal «, que es la mujer casada con el hombre, teniendo hijos y agradando a los familiares», relata. «Llegó un tiempo en que no aguanta más, no conseguía empleo por ser homosexual, yo estaba estudiando, pero en la universidad mis colegas y hasta profesores me miraban como si yo no fuera humana. Mi madre me preguntaba por qué no quería más Salir de casa, ¿cómo puedo ir a la calle si todos piensan que soy enfermo? »

Lara recuerda que tuvo una gran amiga asesinada en Mozambique sólo por el hecho de que ella era LGBT. «Usted ve a amigos y familiares ser violados y muertos, pero no hay nada que usted pueda hacer», lamenta ya a los llantos.

«No es que en Brasil no tenga homofobia, pero aquí por lo menos existen leyes para protegernos», añade Lara, cuya natal Mozambique es vecina de países como Malawi, Tanzania, Zimbabue y Zambia, que aplican penas severas, como prisión perpetua e incluso Sanción corporal a los homosexuales.

Discriminación durante el proceso de asilo

No todos los solicitantes de refugio saben, sin embargo, de sus derechos – ya veces ni se aceptan como integrantes de la comunidad LGBT. Fue para difundir esas informaciones -y también debido a un aumento de las solicitudes de asilos relacionados con la persecución por orientación sexual – que la cartilla fue elaborada.

«Esa cartilla tiene doble función: garantizar que los LGBT conozcan sus derechos y sepan dónde buscar apoyo y también informar a la sociedad brasileña sobre quién son esas personas y qué dificultades se enfrentan», puntualiza Diego Nardi, asistente de medios de vida de ACNUR.

Diego resalta que no es sólo en el país de origen que los refugiados LGBT sufren; Esto también ocurre a lo largo del proceso de solicitud de asilo. «A menudo se enfrentan a funcionarios que no están preparados para atenderlos, y aplican procedimientos abusivos – como pedir que comprueben la orientación sexual – o incluso en los centros de acogida, donde algunos contenedores también pueden ser hostiles.

«Vivimos con miedo»

Fue lo que sucedió con Mahmoud Hassino, refugiado sirio homosexual que llegó a Alemania en 2014 y precisó dejar a la prisa un refugio de inmigrantes por haber sufrido el prejuicio de otros sirios. «Vivimos con miedo de ser identificados como gays, porque de esa forma volvemos blancos de ataque», declaró en una entrevista con Associated Press.

El país árabe es uno de los 73 que criminalizan las relaciones homosexuales, incluso con pena de muerte. Después de la conquista de territorios sirios por el grupo terrorista Estado islámico, comenzó a circular en Internet videos en los que los extremistas imponen sus castigos, que incluyen jugar homosexuales de lo alto de edificios y convocar a la población para apedrearlos hasta la muerte.

Para Diego Nardi, del ACNUR, la cartilla también debe ayudar a facilitar la entrada de estos LGBT en países que ofrecen asilo. «Una persona que está obligada a vivir ocultando su sexualidad, su identidad de género, ya significa que sufre persecución y merece refugio», explica. «Para ella, poder ir a un lugar donde es posible amar libremente y vivir sin esconderse es una conquista, una verdad victoria.»

saiba antes via instagram @revista.maisjr